CORRECTORES ONLINE
  • 10/07/19

Un corrector es un programa de software que resalta o corrige errores en un texto. Por defecto, cuando se habla de correctores se hace referencia a los correctores ortográficos, aunque también existen correctores de puntuación, gramaticales y de estilo.

Lo más habitual es encontrar correctores online de ortografía y que estos programas, gratuitos o de pago, incluyan funciones de corrección de puntuación y gramatical. No existe, a día de hoy, ningún corrector online en castellano que se ocupe del estilo literario de forma 100% satisfactoria.

Lo cierto es que estas herramientas informáticas resultan de gran utilidad a escritores noveles y generadores de contenidos, siempre y cuando tengan una buena formación en ortografía y gramática. Estos conocimientos son imprescindibles para distinguir los errores reales y las sugerencias de mejora con fundamento de los falsos positivos.

En busca del mejor corrector castellano

Procedemos a mostrar una comparativa entre los principales correctores online para textos en español, enfocados a la narrativa literaria.

- Pro Writing Aid. Posiblemente la mejor opción. Con versiones gratuita y de pago, ofrece corrección ortográfica, gramatical y de estilo. Ofrece descripciones pormenorizadas acerca de en qué consisten los errores detectados. El filtro de corrección de estilo es más cuidadoso en la versión de pago y lo ideal sería completar Pro Writing Aid con Language Tool.

- My Stilus. Quizás el más popular, es otro corrector ortográfico, gramatical y de estilo con versión gratuita y versión de pago. De estética y funcionamiento parecido a Word, la versión gratuita de My Stilus no es suficiente, mientras que la versión de pago resulta relativamente cara.

- Spanish Checker. Corrector de ortografía y gramática, pero no de estilo. Teniendo en cuenta que es gratuito, se postula como una opción interesante para la comunicación o la fase previa a la corrección final.

- Language Tool. Corrector ortográfico, gramatical y de estilo gratuito. Aunque se le escapan algunos errores, teniendo en cuenta que es una herramienta gratuita es la mejor opción para corregir castellano con freeware.

- Word y sus posibilidades. Poca gente sabe que el corrector ortográfico de Word se puede convertir en un corrector de estilo utilizando macros. De esta manera, el mismo Word puede resaltar las palabras que no aparecen registradas en su diccionario (y podemos crear excepciones o reglas propias), detectar algunos errores gramaticales sencillos y advertirnos del uso de expresiones de las que no conviene abusar, como es el caso de las locuciones verbales. También podríamos usar macros para que nos avisen cuando se repitan las palabras de una lista elegida por nosotros, para evitar nuestras propias muletillas.

Los textos científicos y las publicaciones basadas en alguna jerga, directamente no son buenos candidatos a ser corregidos de forma automática. La excepción, como se ha explicado, se produce cuando autor o responsable de la publicación está capacitado para detectar tanto los errores que se le pudieran escapar a los programas como lo que está escrito correctamente pese a que pudiera ser destacado como error.



Correctores de puntuación

Un buen corrector online para castellano es capaz de detectar la gran mayoría de los errores de puntuación posibles. De esta manera le quedaría revisar tan solo la puntuación asociada al estilo literario.

Conclusión.

Tecnicismos, jerga, palabras o nombres propios extranjeros son candidatos perfectos a ser mostrados como errores de escritura cuando no lo son. Con algunos programas es posible establecer excepciones para los vocablos problemáticos que más utilicemos.

Como sucede con la maquetación, el software y la inteligencia artificial aún no están lo suficientemente desarrollados para ofrecer resultados cuidados. Dependiendo del nivel de exigencia del autor o editor y del perfil de su público, puede ser imprescindible recurrir a profesionales de carne y hueso antes de enviar una publicación a una editorial o de imprimir un trabajo de fin de grado.